Sí, te borre del facebook. ¿Y luego? 

 

Por Josemar Alaín 

 

Inicié el mes de la manera más optimista que pude, pensando obviamente y como siempre en todas las cosas deliciosas que acompañan las típicas y tradicionales fiestas mexicanas. Esas que solo los que realmente nacimos en tierra azteca sabemos organizar. Pozole, tlacoyos, guisos con carne de puerco, mole rojo y verde, tostadas, gorditas, nopales y por supuesto tacos de carne asada. Realmente todo pintaba de maravilla pero desgraciadamente he sido víctima de mis propias decisiones. No hay nada peor para arruinar un momento de inspiración basado en la tragazón que un reclamo mal fundamentado bañado en tintes de estupidez.

Los pongo en contexto, a mediados de agosto decidí hacer una limpia en mis contactos de redes sociales de todas las que más utilizo twitter e instagram y por supuesto facebook.

Beeeeeb! Sí, ERROR!

No van a creer la enorme cantidad de personas (5 en total) que ya se dieron cuenta de lo inhumano y maldito ser frívolo sin sentimientos que ahora soy gracias a eso. No se cómo, no se cuando pero se enteraron que ya no forman parte de mi lista de “amigos” y ¡wow! jamás pensé que les fuera afectar tanto. Desde las típicas malas caras, reclamos y hasta una mentada de madre me he llevado por borrar a esa gente (que ya no quiero tener) de FACEBOOK.

La pregunta es: ¿si tú y yo no tenemos una relación real de manera cotidiana ósea no estudiamos juntos, no trabajamos juntos pero sobre todo y creo lo más importante NO ME IMPORTA LO QUE HAGAS DE TU VIDA, cuál es el caso de que te estés enterando de lo que YO hago o dejo de hacer en mis redes?

¿Por qué esa reacción tan hostil? ¿Cuál es el fondo?

 

Lo he pensado, le he dado vueltas al tema, he leído al respecto y caigo en la siguiente conclusión, todo es culpa del maldito EGO que inflan e inyectan hasta desbordar las plataformas sociales a gente que no tiene la suficiente inteligencia emocional para sobrellevarlo.

 

¡Es real! No podía creer lo que estaba pasando una vez más, tenía frente a mi a la quinta persona que me reclamaba (y muy enserio) el haberla desaparecido de ahí, un lugar que no le pertenece y donde no quería que estuviera.

 

Las redes sociales fueron hechas con el objetivo de cubrir el deseo más primitivo del ser humano: la comunicación y si no existe eso como mínimo entre tú y el ELIMINADO pues ni al caso aguantar sus publicaciones o incluso hasta sus reacciones.

 

Hay cosas más importantes de las cuales tengo que ocuparme. Por eso te repito: Sí te borre de facebook. ¿Y luego qué?

 

Hasta se me espantó el hambre.