¿Podrías contar cuántos han pasado por tu cama?

 

El sexo sin amor es tan hueco y ridículo como el amor sin sexo”… Hunter S. Thompson

Levante la mano, confiesen ¿quién de ustedes ha tenido relaciones que solo están basadas en el sexo? ¿Alguien siempre pierde? ¿Es sano tener una relación que solo esté basada en sexo?… Si somos adultos se supone que no tendría nada de malo, que ya sabemos lo que queremos y que no pasaría nada si la pasamos bien y todo fluye. Pero, ¿qué tanto es tantito? ¿A tu pareja actual le confesarías cuántas personas han pasado por tu cama?

Después de que vi la película “American Pie” y me presentaron la regla de tres fue una epifanía en mi vida. Supuestamente los hombres siempre tienen una cantidad a la cual hay que dividirla entre tres para descubrir el número exacto porque siempre le aumentan, pero en las mujeres es todo lo contrario. Una mujer siempre da una cantidad menor, así que del número que demos, siempre se debe de multiplicar por tres.

A nosotras nos enseñaron que debemos ser discretas y no decir absolutamente nada, pero estas generaciones van y cuentan todo…¡Todo!¡Demasiada información chicas! Entonces ¿consideras que tienes un bajo número de amantes, porque las buenas costumbres nunca te lo han permitido?

Debemos dejar en claro que dos personas que tengan atracción sexual o “química” no implica necesariamente que haya o vaya a haber una relación afectiva estable entre ellas, imaginar que solo por vernos con alguien con alguna frecuencia (sea a menudo o esporádicamente) estamos de novios, es un error.

Los hombres siguen viviendo el sexo más libremente que nosotras, ya sea por patrones sociales o por nuestra crianza es que seguimos buscando la protección de una pareja estable para disfrutarlo sin culpas. Si las personas no confundiéramos relaciones esporádicas o de solo sexo con parejas estables, viviríamos más tranquilas y elegiríamos mejor con quién relacionarnos.

Cada uno decide qué acepta y qué no, y siempre tendremos el control de la situación. Si estás en una relación que no te aporta lo que quieres, porque la otra persona solo te busca cuando le viene en gana, y en la gran mayoría de las veces solo para lo mismo (sexo), puedes optar por seguir, siempre y cuando no exista el fraude emocional o puedes optar por observar que te quiere sólo para eso y decir “NO, muchas gracias, yo espero algo más”.

Algo que he aprendido es que el sexo impersonal,  la “amistad cariñosa”, el enamoramiento, el amor perdurable, el amor que se pierde, bla bla bla, cada uno de ellos surge dependiendo de tu vulnerabilidad y tu estado de ánimo.

Para vivir plenamente, debes experimentar todos los tipos de amor: el amor AUTÉNTICO, el amor PASIONAL y el amor IRRACIONAL.

Hoy en día, las relaciones empiezan con el sexo y después de pasar por la cama las personas se dan cuenta de que están con un total desconocido. Y déjenme darles un secreto: Muchas veces el amor no es capaz de seguir el ritmo de esa transformación personal.

Te voy a dar algunas señales, si coincides con la mayoría, no deberías de tener una relación solamente basada en sexo:

* Sensación de no saber dónde estás parada.

* Deseo que se transforme en algo más y “no saber cómo”.

* Consumo excesivo de nuestra energía (pensando qué nos dijo o no nos dijo, si hay alguna señal de que la cosa está “mejorando”, emoción cuando el otro aparece y bajón cuando desaparece).

* Estar cerrados a conocer a alguien que nos dé lo que deseamos: una pareja.

* Sientes que pierdes el tiempo.

Si todo esto sucede. No lo hagas. Puedes salir lastimada…

Al final de cuentas el sexo no es malo. Y como dice Woody Allen “El amor es la respuesta, pero mientras esperas la respuesta, el sexo plantea algunas preguntas bastante interesantes”.