La verdad es que estoy enganchadísima con el Taffil

 

Eso dice Paulina de la Mora…y lo cierto es que todos nos engachamos a algo

ISIS ZAVALA

Así como el “coño Micky, picha ya vamos apúrate” se volvió la frase en todas las fiestas, interacciones humanas, eventos o cualquier tipo de comunicación que entablases porque era la novedad “luismiguelera” gracias a Netflix y la serie, ahora parece que es cosa del pasado.

Todo pasa tan rápido de verdad, ayer eres Joven y cantas Culpable o no en un antro, y hoy hablamos como retrasados mentales gracias a la serie otra vez de Netflix: La casa de las flores.

Y es que ha-blar pau-sa-do tiene su ciencia y su estilo y su justificación. Primero pensamos que el personaje era una fresa reprimida, anticuada y luego ella misma nos dio la respuesta a todo esto.

Pero viendo la serie y no quiero ser demasiado spolier todos en esta vida estamos enganchados con algo.

Desde pastillas para controlar la ansiedad, relaciones destructivas, trabajos con jefes maltratadores, familias disfuncionales, o que se yo. Esas pequeñas cosas de la vida que aunque nos duelan y nos provoquen miedo y autodestrucción parece que nos hacen felices.

¿Cuál es tu pastilla? ¿Con que exactamente te estás enganchando? Y además por más que lo pensemos esto suele ser muy favorable, aceptar que lo que estamos haciendo nos está llevando a algo, no digo precisamente que sea malo, simplemente a algo. Y como dicen por ahí a lo que más le tengas resistencia más tendrá persistencia en tu vida.

Y bueno… ya que estamos aquí, entremos al reto: Te—ne—-mos   que ha—blar  así co—mo      pau—sados a  ver si a—sí se nos a—co—mo–dan más las i–deas y pen—sa–mos más lo que va–mos a decir.