¿Eres una zorra o una cazadora?

 

Pasar por la vida siendo soltera.

Tratar de mantener distancia y ser cortés ante la opinión pública y para que no se mal interpreten las muestras de afecto siempre me ha costado un poco de trabajo. Soy latina, mexicana y además jarocha y me encanta apapachar. La gente que me conoce “malamente” o “nacamente” me dirijo ante hombres y mujeres como “papacito” “mamacita” “mi vida” “mi Rey” “mi amor” “flaco” “reina” etc. Y esto sigue causando revuelo. Mi sonrisa se la doy a cualquiera y muevo la cola si me contestan el afecto y el saludo. Me voy con cualquiera que me quiera y me fundo en un abrazo y pongo todo mi cuerpo en ese.

A veces se nos olvida a ciertas mujeres tener una postura políticamente correcta. Sigue siendo esto un problema. Pero creo que los hombres de verdad  no confunden el hambre con las ganas de ir al baño, pueden oler a kilómetros una mujer que se ofrece de una que simplemente es cortés y amable en su naturaleza.

Es complicado hacerle ver a la gente que unan no anda buscando marido. No así. Y tristemente hay mujeres que siguen pensando que tienen que cuidar al hombre de personas como yo, es decir de ese raro espécimen de solteras que “dizque” nos comemos el mundo. Nada más alejado de la realidad. No nos metemos donde no queremos. Ampárense cuando realmente sea nuestro deseo. Porque eso si aclaro, al menos yo donde pongo el ojo pongo la bala.

Soy cazadora. Quien pueda entenderlo que lo entienda. Pero soy de esas, de las que quieren toda la disponibilidad de tiempo. Emocional, física y económica. Los queremos en mente, en cuerpo en alma. En sonrisa y en ojos. En oídos y en la cama.

Esas cazadoras no nos protejemos detrás de un marido para resolver las cosas más difíciles y que la gente pueda tener un respeto. Yo me doy a respetar, con o sin eso.

¿Qué hacer chicas si están pasando por una situación así? Por la recuperación de tu vida emocional, por saberte soltera y sin compromiso y no ser una amenaza para nadie. Y decirles a ellas y a éstas que entre nosotras no podemos traicionarnos. Y sabemos respetar.

Puede que algunas perciban cosas érroneas de ese carisma y se confundan todos. Solo por tener una sonrisa cordial significa que eres una zorra ¿Qué si la voy a quitar de mi rostro? No. Nunca.

Que seguiré siempre rodeada de hombres sí. Me han dado tanto, son mis mejores maestros, amigos, amantes y compañeros de vida. Y seguiré por siempre respetando a las mujeres. Empezando por mí. Solo que sí, y solo sí…reitero. YO SOY LA CAZADORA. No la zorra.